El Hombre de la Flor en la Boca

 De Luigi Pirandello. Adaptación: Eugenio López García.

1/6
SINOPSIS

 

Escrita en 1923, esta pieza breve de Pirandello recoge en esencia una idea que reaparece una y otra vez  en la historia de la humanidad; la eterna pregunta a la que todas las culturas se han enfrentado y sin embargo permanece sin una explicación convincente.  Respuesta  insuficiente por lo menos para nuestro conocimiento occidental; insuficiente para nuestros personajes que reflejan la realidad de un mundo habitado por otros personajes de carne y hueso.

 

La muerte. Tema incómodo e inoportuno sigue y seguirá presente en nuestras vidas llenas de actividad frenética. Quizá por ello nuestra realidad sea así; nos llenamos de obligaciones, de compromisos que nos hacen ir y venir de un lado para otro quizá para despistarla; para pasar desapercibido ante sus ojos… “Pero ahí está…ahí está”.

 

Nuestro protagonista buscará respuestas (¿consuelo?) en el otro, a modo de espejo, que como éste, no le devolverá sino su propio reflejo; a veces desvirtuado, y otras veces ni eso, como si ya no  tuviese corporeidad, “convertido en otro olvido descarnado que deambula en forma de sombra”.

Ella indaga, va más allá…se divierte dialogando con aquellos que nunca se han preguntado por su existencia…con cierta vanidad escucha el efecto que producen sus encantos…y se muestra condescendiente. No tiene prisa. Nos encontraremos…

 

                                                                                                                                                            Carlos Moya.

 

FICHA ARTÍSTICA

 

- El hombre de la flor en la boca: Ignacio Osacar

- El viajero: Manuel Almaraz

- La mujer: Irina Platas

- Dirección: Carlos Moya

- Adaptación: Eugenio López

 

LUCES Y SONIDO

 

Inés Fernández y Manu Pulido